¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Hola a todos... Espero que este 3er relato sea tan placentero para uds como lo fue para mi y poder transmitirles mi sorpresa.

Bueno para contextualizarlos un poco, les cuento que hace unos meses me vine a vivir a Medellín por cuestiones de trabajo, acá no conozco ni un alma y siempre estoy muy sola, así que obviamente les he dicho a todos mis amigos y familiares que bienvenidos a mi casa y que vengan a visitarme para no sentirme tan sola, entre esos amigos está mi famoso maduro.

Yo estaba en Bogotá la semana pasada y nos vimos, el domingo me regresé para Medellín normalmente, hablamos durante estos días por whatsapp normalmente y el miércoles, me habló en la tarde, que qué hacía, le dije que acá en la casa juiciosa, aburrida y muy triste por una situación que ahora no viene al caso. Aproximadamente a la media hora sonó el citófono que había llegado a visitarme xxxxx persona, no reconocí el nombre por lo q le dije al celador que no lo dejara seguir, me lo pasó y quedé ?!'?!?!?

Pues si señores este hombre se me apareció acá en la puerta de la casa, q había venido a visitar a su papá y a su tía y claramente de paso a mi.

Lo hice seguir y yo no hablaba de lo sorprendida q estaba, me dijo q qué tenía que por qué tan callada y tan rara, a lo q respondí q era el asombro y q además estaba con el ánimo en el piso, aunque me alegró mucho la sorpresa..

Yo no sabía qué hacer ni qué decir, así que le ofrecí algo de comer, cuando estaba preparando, este hombre se levantó de la silla fue a la cocina y se me hizo detrás, me empezó a dar unos besos, de esos que a uno le despiertn todo y le ponen a uno los pelos de punta, me besaba el cuello y las orejas, (hasta ahí me llegó la cocinada) de repente me bajo los pantalones y ahí apoyada contra el mesón sin advertencia alguna, le fue dando... Y yo :o, era muy rico y excitante, estuvimos por un rato en el mesón, hasta q tuve un poco de conciencia y apagué lo q estaba cocinando y nos fuimos para mi habitación.

En menos de un segundo yo ya no tenía ropita hahaha y este hombre ya estaba de nuevo dentro de mi, gimiendo y diciéndome lo mucho que le gusto y que le gusta estar conmigo, yo me iba a volver loca, pues a mi también me gusta estar con él, acabamos y después de un pequeño reposo pude terminar de hacer la comida.

Después hubo un segundo round pero ya no fue tan excitante como el de la cocina. Espero les haya gustado.

Feliz noche


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ