¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

No 5. El Profesor De Ed. Fisica

Me había llenado de una nueva confianza luego de mis recientes experiencias, también de inquietudes y de una atención especial para las oportunidades; y fue esa tarde de viernes, la que me definió y que abrió todo un panorama de posibilidades para mi.

tuve que ir en horas de la tarde al colegio para recuperar Ed Física con el profesor Cesar, él tenia alrededor de 45 años de edad, un poco gordo para su ocupación pero con unas piernas de esas que nos encantan a las mujeres... muy bien formadas. Mi labor era sencilla, ser la mano derecha de Cesar anotando tiempos del equipo de atletismo del colegio; él realmente me intimidaba, era creo la combinación de su estatura (1.80cm vs los 1.60cm míos), y de su actitud dominante, una de sus características fundamentales era su seguridad, su humor y su coquetería con las mujeres, atributos de personalidad que se desplegaron enteramente conmigo, y que de mi obtuvieron esta vez no silencio y timidez, sino sonrisas empezando a ser seductoras. 

Nos quedamos solos, lo acompañe al salón pues había que terminar unas listas, yo no dejaba de ver sus piernas, su contextura e imaginaba estar encima de él y que él estuviera encima de mi, para sentir su cuerpo cubriendo el mio, Cesar por su parte no dejaba de ver mi boca, mi escote y mis piernas, estábamos cerca uno de otro, tal vez, muy cerca ... de pronto nos estábamos besando con mucha pasión, Cesar se detuvo y continuamos trabajando.

Cesar me dio instrucciones detalladas: "vas a salir del colegio, y vas a ir al parque X, en 15 min pasare por ti"

Y así lo hice, seguir sus instrucciones era un claro mensaje de "estoy dispuesta", no tardo en llegar, y me llevo a su apto que no estaba muy lejos de ahí.

Estaba nerviosa, sentía algo de vergüenza que Cesar le haría gracia mi poca experiencia. Sentí como con sus brazos rodeo mi cintura, y empezaba a besar mi cuello... fue una extraña sensación para mi, pues lo entendí como "yo me hago cargo de todo", lo cual me relajo totalmente. 

Me enloquecía la idea de que mi profesor me viera desnuda, y apenas tuve oportunidad me quite toda la ropa para él. Cesar evidentemente emocionado también se quito todo y quedo ante mi una verga grande, gruesa y venosa que palpitaba... fui a su cuarto y me acosté en su cama abriéndole las piernas para darle la bienvenida, sin embargo sin ningún esfuerzo me tomo de mi cintura, me levanto y me puso en 4 en su cama (desde entonces es mi pose favorita)... estaba esperando su verga, pero primero llegaron sus dedos, los cuales como curiosos abrían mis labios como si cesar buscara ver muy dentro de mi, se tomo su tiempo mirando mis profundidades, después llego su lengua, mi vagina evidentemente húmeda se estremeció al contacto.

y por fin vino su verga (¿se puso condón? no lo sabia y no me importaba), metió su verga con fuerza, como queriendo atravesarme, lo sacaba casi en su totalidad y volvía con una embestida mas violenta que la anterior, y así fue incrementando fuerza y velocidad... solamente veía la pared y sentía un placer enorme, oscilaba entre mis gemidos normales y gemidos casi gritados, algo era claro y es que no quería que se detuviera.

Seguía con su ritmo casi frenético, yo le pertenecía, mi cuerpo era suyo y me excitaba la sensación de estar a su voluntad, literalmente yo no tenia ningún control, sentí venir mi orgasmo.... y fue lo mas intenso que había sentido hasta ahora, gritos ahogados saliendo de mi, pero Cesar no se detuvo, sentí desfallecer un poco, y con gran sorpresa sentí que venia otro orgasmo... y este más intenso que el anterior, mi cabeza callo y me recosté en la almohada, pero cesar mantenía mi cola parada, seguía clavándome y clavándome... y vino entones un tercer orgasmo...y un cuarto.

En este cuarto orgasmo, sentí que Cesar se venia también, me agarro de mi cabello levanto mi cabeza y mi coño recibió todo su desahogo, lo saco y se acostó a mi lado, yo estando exhausta me deje caer en la cama, mientras percibía que mi vagina estaba mas húmeda que de costumbre, pase mi mano y me di cuenta que estaba llena de semen.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ