¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

“Llegamos al lugar y Ellie (Es el nombre de mi esposa en páginas swinger en las que tenemos perfiles) estaba entusiasmada pero muy nerviosa, estábamos por conocer a una parea de la cual no teníamos mayor idea de quienes eran y habíamos quedado en reunirnos únicamente para conocernos, entramos en el sitio, un restaurante de un hotel en la ciudad de Miami ya llevamos décadas de intentos fallidos de acercarnos a alguna pareja para gozar de las mieles del sexo compartido pero todo había sido muy soft hasta ahora, no tendría por que ser diferente nos sentamos y ellos no habían llegado, Ellie no me dijo nada tomo su celular y me envío una imagen que significaba que no tenía ropa interior, instantáneamente comencé a tener una erección, se nos acerco el mesero y nos pregunto si tomábamos algo mientras tanto, debió ser porque se notaban que esperábamos a alguien más, solo pedimos agua, yo necesitaba galones de agua con hielo para bajar la calentura que me había dado solo viendo la imagen que me había enviado Ellie al celular, no tome dos sorbos de agua cuando llegaron ellos, una mujer rubia de ojos azules con lentes cuadrados que le quitaban la belleza para convertirla en tal vez una estudiante de derecho, menuda, senos pequeños como los que me gustan detrás de una blusa un poco transparente note fácilmente que ella no tenía brazier y pensé que esto estaba comenzando muy bien, nos presentamos, nos dimos la mano, nos sentamos y llamamos al mesero para ordenar, ellos eran una pareja de americanos o eso parecían, pues el hombre alto y fornido de ojos azules como cristales y las facciones finas como de ascendencia europea también traía una camisa que dejaba ver sus pectorales, note la mirada de Ellie hacia su bulto que estaba enorme y sonreí, ella no hace eso nunca o por lo menos que yo me de cuenta, hablamos de gustos, de experiencias, del crucero pasado donde habíamos estado tirando como locos pero que al final solo habíamos disfrutado entre nosotros dos, ellos e miraron el uno al otro y sonrieron, hablaban español para que Ellie entendiera todo, pero entre ellos se decían cosas en ingles tal vez planeando como serian las cosas después de comer. Terminamos la comida en medio de sonrisas y de repente el se me acerca un poco y me dice al oído, he notado que nuestras esposas no llevan brazier, y me conto una infidencia ella no tenia ropa interior alguna a lo que yo respondí con una sonrisa y un Ellie tampoco. Eso basto para que el propusiera subir a su habitación, no teníamos idea de que estaban hospedados en el mismo lugar el tomo de la mano a Ellie y se la llevo como si la conociera de años hablándole cosas al oído que no solo no pude escuchar sino que tampoco pude saber, yo hice lo propio la tome de gancho a ella y fuimos detrás de ellos hacia el ascensor, una vez adentro el oprimió el botón del penhouse y coloco la tarjeta del hotel para que funcionara pues el acceso es restringido solo a huéspedes. Estábamos creo en el piso 20 del hotel se veía el mar a lo lejos, los barcos acercándose al muelle y por las ventanas del lado opuesto de la gigantesca habitación una gran parte de la ciudad. El apareció con un par de vasos de licor, y la rubia despampanante traía de igual manera un par de cocteles uno para Ellie y otro para ella, nos preguntaron si estábamos cómodos y respondimos que sí. Nos dijeron que nos sentáramos donde quisiéramos que ellos irían a preparar el jacuzzi para más tarde. Nosotros nos tomamos nuestro trago y nos quedamos con la impresión de que la tina no seria solo para ellos dos, note a Ellie motivada como nunca, y muy a menudo pillaba mirando la entrepierna de él así que pensé que esta sería una ocasión única. Ellos regresaron ella estaba cubierta con una bata desde el cuello hasta las rodillas y el venia sin camisa y en pantalones cortos, pensé que el cambio había sido muy rápido se sentaron al lado nuestro y nos preguntaron si queríamos ver una película para romper el hielo, les dijimos que si y pusieron algo que me parecía normal hasta cuando vi que en la película se comenzaban a quitar la ropa y a tener sexo y me di cuenta de la intensión, nos preguntaron si nos molestaba y dijimos que no, ya habían trascurrido unos cinco minutos de película y me di cuenta que el y yo estábamos erectos ellas dos notaron lo mismo y comenzaron a acariciarnos por encima de la ropa, de repente el se voltea hacia ella y le quita la bata, la imagen era alucinante, tenia dos senos pequeños con los pezones rozados firmes y podía ver que su entrepierna estaba completamente afeitada, el la beso por largo rato mientras nosotros mirábamos absortos, Elliecomenzó a bajar mi cremallera y dejo salir mi verga que estaba dura como nunca, y sin pensarlo dos veces en cuanto la vio se arrodillo en frente mío a mamármela, mientras de daba una de esas mamadas que me encantan un leve contacto de los labios a lo largo de toda la verga y un movimiento lento que indica que se esta excitando lentamente y que quiere que el momento dure mucho más. Ellos no se quedaron atrás, de un tirón ella le quito los pantalones y dejo salir una enorme verga semi erecta, Ellie dejo de mamar y mirando semejante barra de carne me quito el resto de la ropa, era evidente que por primera vez se sentía atraída hacia alguien mas con intensiones de no dejar pasar la oportunidad y la alegría me embargo, pensé no debo ensuciar la chochita de Ellie así el se la va a querer chupar, así que dije en voz alta, creo que Ellie es la única que conserva la ropa y eso hay que arreglarlo, mientras miraba como ellos se masturbaban mutuamente y como el llegaba lentamente a una solida erección le quite toda la ropa a Ellie que la verdad no fue mucha, ya estábamos los cuatro desnudos ellos interrumpieron sus caricias para venir a ofrecernos mas licor, luego entendí que lo que querían era estar mas cerca el quedo frente a Ellie cuando comenzó a servir en su copa y no le podía quitar los ojos de los senos, un poco mas grandes que los de su esposa pero aun firmes y preciosos, el acerco la botella de licor a sus pezones y dejo caer un par de gotas, luego pregunto puedo, y Ellie nerviosa me miro a mi pero le contesto a el que sí, el licor debió estar frio porque sus pezones se pusieron duros mientras el acercaba su boca para comenzar a besarlos tan lentamente que Ellie no tuvo mas que dejarse acariciar, ella me invito a hacer lo mismo y entonces comencé a pasar mi lengua por esos pezones rozados definitivamente su téticas estaban mas pequeñas que las de Ellie pero mas paradas, yo estaba concentrado en ese par de hermosos senos y perdí de vista lo que estaba pasando justo a mi lado el le había tomado la mano a Ellie y la había puesto sobre su enorme y erecta verga, Ellie recorrió toda la barra de carne hasta los testículos y regreso de nuevo acariciándolo completamente hasta llegar a la cabeza de la verga que le llenaba su mano todo esto mientras el le chupaba los senos uno cada vez, a mi no me iba tan mal mi verga no es tan grande así que le cabía en la mano casi por completo ella me acariciaba lentamente mientras lo trataba de concentrarme en sus senos, ella se dio cuenta de mi falta de atención y me dijo, quieres verlos, le dije que si pero Ellie entro en pánico y lo soltó inmediatamente pensé que saldría corriendo de la habitación pero vino hacia a mi y dijo al oído amor quiero intentarlo pero quiero ser tuya primero, méteme la verga que estoy muy mojada, no conteste nada solamente la levante del suelo como si fuera a llevar a otra habitación y la deje reposando sobre un sofá que estaba ahí mismo en la sala, voltee a mirarlos a los dos y les dije que siguieran jugando entre ellos o que si querían podían disfrutar viéndonos que después cambiaríamos, ellos se tomaron de las manos y comenzaron a besarse sin decir nada, yo levante las piernas de Ellie y comencé a pasar mi lengua por su chochita que realmente estaba lavada, ella estaba realmente muy caliente, la bese muchas veces, muy despacio, pasaba mi lengua por todos los pliegues de su chochita, lamia el hoyo de su vagina tragándome toda su humedad, ella no se demoro mucho y se vino compulsivamente apretándome la cabeza con sus piernas mientras convulsionaba de placer en un orgasmo sin igual. Mientras que yo le mamaba la chochita a Ellie ellos habían sacada de alguna parte una venda negra y nos propusieron vendar a Ellie para que no se sintiera observada y que jugaríamos a la gallinita ciega, si ella adivinaba quien la estaba tocando el que fuera pillado debería hacer una penitencia que convendríamos entre todos, Ellie no se porque acepto pero en un segundo estaba con una venda en la cara tapando sus ojos y nosotros tres desnudos viéndola y hablando entre nosotros a ver quién iría primero, el primero fue el, aun con la verga super erecta se acerco al rostro de Ellie y le puso la punta de la verga en un seno, Ellie dijo es Milton y todos nos pusimos a reír Ellie trato de destaparse y el le dijo que no que debería tratar de pillarnos a los que faltaban, me acerque a Ellie, abrí sus piernas para chupársela y cuando ya estaba a punto de pasarle la lengua por el clítoris ella se metió por debajo de mis brazos y le paso la lengua por toda la raja de la chochita, Ellie se quedó paralizada sintió que no era yo quien le pasaba la lengua por su sexo, no dijo nada no trato de adivinar solamente se quedó quieta, quite mis manos de sus piernas y deje que ella le hiciera sexo oral a Ellie, por primera vez vi como Ellie abría la boca y comenzaba a emitir sonidos extraños que pronto se convirtieron en gemidos ella sabía realmente como mamar una chochita y Ellie estaba disfrutando enormemente la sensación lésbica de ser acariciada por la lengua de alguien más y esta vez de una mujer, siempre pensé que seria un hombre el que haría esto delante mío pero no fue así, Ellie estaba gozando una mamada ejemplar de otra mujer, paramos la acción diciendo al unísono él y yo, bueno perdiste o te atreves a decir quien fue, Ellie dejo de gemir ydijo fue ella no cabe duda. Pensé por un momento que nuestra aventura ya estaría por terminar, pero Ellie sin quitarse la venda de los ojos dijo quiero un poco más, eso casi que fue una orden para ella y lentamente comenzó a lamer la chochita más deliciosa que hay, casi segundos después Ellie se estaba viniendo tan copiosamente que me toco ayudar a chupar todo aquello y mamando de nuevo su chochita la hice venir otra vez, Ellie dijo es Milton y el juego termino. Le quitamos la venda y mientras nos reponíamos de toda esta locura le pregunte a Ellie como se había sentido y me dijo no me preguntes nada ahora mi amor estoy demasiado caliente para pensar. Ellie se sentó y estaba como en trance tratando de asimilar lo que había terminado de pasar cuando el llego se paro en frente y le ofreció su verga, Ellie lo dudo un par de segundos y luego levanto su mano y comenzó a masturbarlo, yo me pare justo al lado de el y por mas que mi verga estaba completamente erecta no media ni la mitad, le dije a Ellie, mámamela y ella inmediatamente se la metió en la boca sin soltar aquel pedazo de carne que tenia en la mano, a él lo masturbaba enérgicamente mientras a mí me la mamaba de manera deliciosa,por entre nosotros ella se metió abrió las piernas de Ellie casi que a las malas y comenzó a hacerle un oral, Ellie se saco mi verga de la boca y dijo otra vez noooo, se notaba el grado de excitación al que estaba llegando porque volteaba los ojos, parecía que los tuviera blancos, con la mano que tenía libre comenzó a acariciarme la verga y quede atónito cuando con la otra mano se llevó la verga de el a la boca y comenzó a pasarle la lengua por la raja del glande, quede más perplejo cuando le dijo que grande la tienes papito, ufff como así, que estaba pasando, se volteó a mirarme y mientras se metía y se sacaba la cabeza de esa vergota de la boca me preguntaba así es que querías verme mi amor, yo le conteste si mi vida, así es que quería verte, te AMO. Luego de eso vi como casi la mitad de esa enorme verga se perdía entre la boca de Ellie, él ya estaba muy excitado y Ellie se dio cuenta de ello así que siguió acariciándolo con la mano mientras ahora dedicaba su boquita a mi pequeña pero bien erecta verga se la tragaba completamente y no se como saco la lengua de la boca y la paso por mis testículos mientras me la mamaba, había escuchado de es pero no pensé que fuera posible, bueno esa noche muchas cosas fueron posibles. Ya me había olvidado de la mona que estaba entre las piernas de mi mujer mamando chochita de la manera mas indicada para mantenerla totalmente a punto del orgasmo, Ellie se la quito de en medio de las piernas con un gesto y le indico que ella debería seguir con mi verga y dejar su chochita en paz, a lo que ella respondió inmediatamente, tu mandas hoy eres la reina del lugar, ella se sentó justo al lado de Ellie y comenzó a tragarse mi verga de una forma increíble, Ellie de nuevo me pregunto, lo querías verdad, y le dije que si que desde hacía mucho, Ellie me tomo la mano y me la apretó muy fuerte, pensé que algo estaba mal que estaba arrepentida de lo que estábamos haciendo y sin soltarme comenzó a mamar esa enorme verga de nuevo, un par de mamadas y se puso de pie se dio la vuelta y se arrodillo en el sofá abriendo las piernas, un poco, empino el culo que se veía encharcado por los jugos de su chochita y por la mamada que le habían estado pegando hasta hacia un momento el se puso un condón en una fracción de segundo y fue acercando lentamente su enorme glande a la chochita de Ellie, ella lo fue recibiendo empinando el culo cada vez mas hasta que vi como comenzaba a enterrarse esa enorme porción de carne entre la chochita de mi adorada esposa, no lo podía creer, su mano apretando la mía ya casi estaba morada no se si se trataba de culpa, arrechera o dolor de sexo pero solo hasta cuando sus afeitados testículos tocaron la puerta de su chochita ella me dejo de apretar la mano de tal fuerza, el comenzó a sacar y meter su verga de la chochita de mi mujer todo fue lento como si quisieran seguir pegados eternamente poco a poco la velocidad fue subiendo y escuche gemir casi que a gritos a mi mujer, se agarraba de la silla y gritaba massss, sus téticas se movían al embate de ese hombre que la estaba haciendo feliz y a mi inmensamente feliz viendo como mi esposa disfrutaba del sexo sin control. El se vino al poco tiempo de poderla penetrar, su erección bajo casi que inmediatamente y se fue a duchar mientras nosotros tres nos quedamos ahí en la sala de la habitación del hotel Ellie se había venido unas cuatro veces mientras se la culiaban y mi verga aún estaba a punto de estallar la mona me daba una mamada durante todo el tiempo que estaba a punto de terminar pero esa leche no tiene otra dueña así que le dije a Ellie que estaba por llegar y me dijo ponle tu leche en su chochita, yo tome las caderas de mi mujer la alce para que quedara abrazando mi cuerpo con sus piernas mientras la penetraba y ahí de pie le termine en la chochita. La mona nos miraba y al final pregunto a mi no me das nada, Ellie le dijo no te preocupes que ahora te vas a poder desquitar…”

Pero eso es otra historia y si quieres te la puedo contar.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ