¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Coqueteando en el bar

Esta historia fue hace un par de años cuando apenas nos estábamos iniciando en esta vida loca y conocimos uno de los bares swinger de la ciudad (OpenMind), salimos un dia en semana a dar una vuelta y a comer, nos entramos a un sitio con un mirador y decidimos tomarnos unos vodka, la noche fue avanzando y nosotros prendiéndonos y hablando de sexo como casi siempre lo hacemos cuando estamos los dos solos y tomando. Como a las 10 pm que ya estábamos bien prendidos de un momento a otro salio el tema de los swinger y decidimos irnos a conocer uno. Tomamos un taxi y llegamos, con nervios pero con ganas y muy calientes, al entrar pasamos a los vestier y quedamos en ropa interior y Daniel en bóxer, nos miramos reimos de los nervios y salimos a buscar un lugar. Encontramos uno cerca al dj pero en un rincón al lado de las escalas que van al segundo piso donde todo pasa, ahí pedimos otra botella y empezamos la rumba, bailando yo le daba la espalda a mi esposo para poder sentir todo en mi culo, siempre he considerado que tengo muy buen cuerpo, hasta en algunas épocas he modelado y soy amante al deporte, mi esposo también es delgado y muy atractivo, por esta razón fuimos el centro de atracción gran parte de la noche.

Yo estaba en unas tangas pequeñas y un top de encaje con transparencia, asi bailábamos y nos robábamos miradas, desde que entramos vi a una flaquita hermosa, con varios tatuajes y solo tenia un calzon, de senos pequeños y pezón pulido, cruzamos las miradas varias veces en la noche hasta que ella tomo la decisión de ir a nuestro encuentro y preguntarnos si podía seguir mirándonos, que no quería ser imprudente pero que le gustábamos mucho y la excitábamos. Ella se llama Ximena y estaba con una amiga y un amigo, nosotros le dijimos que no nos molestaba y que estaba bien, asi quedo la cosa y ella volvió a su mesa y continuaba mirando y nosotros a veces a ella. Mas tarde llego nuevamente a nuestra mesa y nos juntamos para bailar las dos y empezamos a hablar y decir nuestros gustos y a conocernos un poco mas, llegaron el amigo y la amiga pero ellos no eran de nuestro gusto. Seguimos bailando hasta que ella por fin me pidió un beso, yo lo estaba deseando hacia mucho y acepte sin pensarlo, nos besamos un buen rato y ella con su mano me acariciaba por todo el cuerpo, yo me sentía una reina extasiada porque la tenia a ella y otras 3 personas a mi lado deseándome incluyendo a mi esposo, seguimos bailando y ella tocando. En un momento el amigo le pregunta a mi esposo que si me puede tocar, el muy cortes le me miro y le respondio a el que era decisión mia si dejaba o no, yo no acepte porque en realidad no quería y me excitaba mas hacerme desear y dejarlo con las ganas.

Al paso de la noche el amigo y la amiga de Ximena entendieron y se marcharon, ella se quedó con nosotros. Seguíamos besándonos mientras bailábamos reguetón, yo en la mitad de frente a ella y mi esposo por detrás de mi, ella trataba de tocar a Daniel también pero yo no la dejaba, en un momento les permití un pequeño beso pero la quite y volví yo a ella que con mayor confianza comenzó nuevamente a tocarme y besarme por el cuello, pasando sus manos pormis tetas fue quitando un poco el top y con la otra mano por encima de mi tanga se iba abriendo paso, recuerdo como yo estaba totalmente mojada y ella lo noto cuando metió su dedo, fue en ese momento que tomamos la decisión de subir al segundo piso, la mala suerte es que habían otras 2 parejas que nos dañaron el plan porque se nos unieron y empezaron a hablar y al rato ya había que salir porque el bar anuncio el cierre. Fuimos a cambiarnos y nos dimos el teléfono, mi esposo aun lo tiene creo pero yo lo perdí.

Llegamos a nuestra casa y hicimos el amor todo el resto de la noche, mi esposo se levantó y se fue a trabajar mientras yo dormía, cuando me desperté y recordé la noche lo primero que hice fue coger mi juguete y masturbarme imaginando un final diferente, estaba muy caliente y excitada con esos besos y esas tetas toda la noche al frente mío, aun recuerdo el calzón que tenía esa noche ella y lo sexy que se veía. Espero algún día poderla volver a tener. Si ves esta historia respóndeme!


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ