¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Les cuento, lo que me ocurrio hace poco y no me ha dejado tener paz.

Hace una semana, y en medio de esta cuarentena, mi cuñada conto que se divorciaba y que se iba a vivir sola y le preguntaba a mi mujer que si yo podia ayudarla a pasar sus cosas y a organizar su nuevo apto, a lo cual mi esposa sin preguntarme me ofrecio.

La relacion con mi cuñada ha sido muy familiar, nunca la habia mirado con ojos diferentes, es más ni siquiera me sentia atraido por ella, puedo decir que mi esposa es mucho mas atractiva y tiene un mejor cuerpo. Mi cuñada es bajita, gordita y su forma de vestir pues no permite apreciar en mayor medida sus atributos. En fin, nuestro trato siempre fue muy cordial pero distante.

El primer dia del trasteo hice varios viajes en mi carro, recogiendo todo de su antigua casa y por alli me conto que se separaba por que su esposo le era infiel desde hace mucho y que no tenian intimidad y que eso ya le habia colmado la paciencia, ya que en medio de la cuarentena se iba varias noches y no regresaba a casa.

El segundo dia quede de ir a ayudarla a organizar, madrugue bastante y ya como a las 4 estabamos terminando, tenia un dolor tremendo de espalda y ella me ofrecio una crema relajante y me ofrecio aplicarmela, yo no lo vi problema, me sente en una silla, me levante la camisa y ella me aplico la crema y me hizo un masaje que realmente no fue gran cosa.

Ella tambien se quejo de dolor de espalda y yo le ofreci hacerle un masaje para que se relajara, ella acepto pero se acomodo en la cama, se levanto la blusa sin quitarse su brasier y se recosto, yo tome de la crema y empece un masaje suave, no puedo negar que me gusto el tacto con su piel, muy suave y tibia, trate de esmerarme lo mas posible en el masaje y pude notar que ella lo estaba disfrutando, decidi desabrocharle el brasier para hacerlo mejor, ella no dijo nada y por el contrario se acomodo mejor.

Le hice un masaje suave pero firme en toda su espalda y tome mi tiempo en hacerlo con detalle y esmero, luego de un rato, le dije que si seguia o que si asi estaba bien y me dijo que nunca le habian hecho un masaje y que se sentia muy relajada y descansada, que si yo podia darle una msaje en las piernas que le estaba doliendo tambien, yo le dije que claro, pero ella tenia puesta una sudadera y pues como que no se me ocurrio otra cosa y se la levante un poco, pero no podia masajearla bien, entonces inicie en sus pies y en la parte baja de sus piernas, ella me decia que sentia una gran descanso y que por favor le hiciera mas, ante la incomidad de la sudadera le dije que si se la quitaba y ella sin mucho esfuerzo levanto la cadera y se la bajo, yo pense que estaba en pantaloneta o chicle, pero tenia una ropa interior de lo mas sexy, me fije y sus nalgas eran increibles, redondas y muy firmes, sus piernas eran tambien muy firmes y supremamente bonitas y empece a disfrutar de mas el masaje, igualmente le hice un masaje con detalle en sus piernas pero guardando la compostura y sin sobrepasarme, pero no puedo negar que yo lo estaba disfrutando mucho.

Le hice el masaje un rato largo y en algun momento ella separo sus piernas como permitiendo que mis manos pudiesen hacer un mejor trabajo y pude ver parte de su intimidad que me encendio y no podia dejar de verla, realmente no se veia nada, pero me parecia super sexy ver todo eso cubierto por un pedacito de tela tan pequeño, le hice el masaje y pense que ya era suficiente y no queria que ella notara mi ereccion, asi que me detuve, ella levanto su cabeza y me dijo que si estaba cansado, yo le dije que no y me pregunto que si me molestaba hacerlo por el frente, le dije que no, que era lo mismo, ella se giro tomando su brasier entre el brazo se acomodo, pero no se lo abrocho, solo lo dejo puesto ahi, inicie nuevamente desde sus pies y no podia dejar de notar su sexo cubierto por una tanga tan pequeña y apretaba que marcaba perfectamente sus labios y hasta adivinaba la entrada de su vagina, segui realizando el masaje y empece a subir por sus piernas, estaba nervioso, caliente, muy ansioso y yo creo que disfrutandolo mas que ella, cuando llegue a sus rodillas e inicie a masajearla o mas bien a acariciarla en la parte superior, senti como que ella se estremecio y abrio un poco mas sus piernas, le hice el masaje con unas ganas, con mucho detalle tratado de pasarle mis dedos por todas partes y ya sin ningun pudor acariciandola por entre las piernas, yo la veia a ella muy comoda con los ojos cerrados pero ya su respiracion se sentia agitada, me concentre en sus muslos, tenia mi verga al cien, me dolia entre el pantalon, pero aun me quedaba algo de cordura hasta ese momento, la miraba y me parecia muy atractiva, muy femenina y con muchos atributos de los cuales no me habia fijado, creo que por el movimiento de mi masaje ya parte de su brasier estaba a un lado y pude ver cuando se deslizo y cayo a un lado, ella no hizo nada y vi sus senos, muy bonitos y con un pezon hermoso, redondos y muy firmes, yo los estaba mirando, deleitandome con ellos, cuando ella abrio los ojos y me miro con lujuria, se notaba en su cara lo caliente que estaba y creo que igual noto como estaba yo, coloco sus manos en sus pechos y se los acaricio ella misma un rato, luego siguio avanzando acariciandose suevamente por el vientre y de una metio su mano entre la tanga y se arqueo mientras se tocaba ella misma, yo no perdia detalle y seguia acarciandole las piernas, ella se acaricio un rato y pude ver como facilmente se metio los dedos por un rato, luego saco su mano y se chupo los dedos, tenia dudas pero me decidi y fui acariciandole las piernas hasta que le toque el panty y aprete, se sentia super caliente y muy humeda, corri su tanga y continue mi masaje en su vagina, primero por fuera y facilmente introduje un dedo, luego dos, ella levanto su cadera y le quite la tanga y ella se abrio para que continuara tranquilamente, volvi a meterle dos dedos, luego tres y luego ya tenia 4 dedos y dandole  algunas veces suave y otras veces rapido, ella gemia y se retorcia, cuando senti que me apretaba los dedos y supe que se venia, fue intenso y muy caliente, la acaricie hasta que se relajo y volvi a los muslos, ella permanecia son los ojos cerrados y yo queria probar, me acomode y empece a besarla en las piernas, por alli estuve un rato y luego me aventure mas adentro primero por fuera y luego inicie a darle sexo oral, ella tomo sus piernas y se las llevo al pecho, me quedo todo para mi solito, la bese, la chupe, le pase la lengua le di lengua entre las nalgas y hasta en el ojete, luego me dedique a saborerla cuando me tomo de la cabeza y me aplasto con fuerza y comenzo a moverse rapidamente y volvio a venirse, estuve alli un rato observandola y me retire, la mire y vi que su cara de lujuria ya no estaba y que en cambio me miraba como apenada y con cierto remordimiento, me levante, ella hizo igual y se vistio rapidamente, intente hablarle pero ella me dijo que ya estaba como tarde y que ya casi habiamos terminado, me senti temeroso, no supe que hacer asi que me organice, nos despedimos y me retire.

No dejaba de pensar que ella tal vez iba a contarle a mi mujer, que tal vez yo me habia aprovechado de su momento de vulnerabilidad, etc, cuando llegue a casa mi mujer aun no habia llegado de trabajar, asi que me bañe y me organice, cuando ella llego estaba normal y tome el telefono para llamar a su hermana, me quede frio, hablaron un rato y cuando termino me dijo que ella me mandaba muchas saludes y que estaba muy agradecida por toda la ayuda, lo cual me traquilizo y pense que lo mejor era dejar asi para no tentar mi suerte.

Hoy, una semana despues, he recibido un mensaje de texto de mi cuñada que dice:

"hola, cuñis, te agradezco mucho por haberme ayudado con las cosas del trasteo y con la organizacion de la casa, pero se me acabo la crema, puedes traerme otra que aca de pago"


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ