¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Bueno como bien saben quiénes han leído mis relatos TODO lo que les cuento en este espacio es 100% REAL al igual que mi perfil, aclarado esto quiero contar la primera experiencia de tipo swinger mezclada con la de una pareja abierta y es que SI es posible ser swinger sin que necesariamente la pareja esté presente; lo anterior aclarando que se deben establecer las reglas muy claras desde el principio y que la confianza debe ser total… ahora bien, yo soy casado y con mi esposa conformamos una pareja swinger de un modo bien particular… Yo siempre fui un swinger a rajatabla es decir tradicional y que seguía el precepto (casi principal) de que todo se debe hacer en pareja, pero, a veces esto nos lleva a que la pareja no se sienta del todo cómoda, por eso hablamos con mi esposa y iniciamos nuestro modelo “swinger abierto” en donde tanto ella como yo podemos tener nuestras aventuras sexuales por fuera de la pareja y sin que la pareja esté necesariamente presente…

Si, sé que para muchos swingers tradicionales este concepto puede ser inconcebible, pero todo empezó porque hablando claro y tendido con mi amada esposa ella me comentó que el mundo del sexo grupal y los intercambios no la satisfacía ya y que quería experimentar una nueva forma un estilo diferente, en el cual nos contamos todo, nos damos permiso para hacer nuestras “cositas” y después recapitulamos todo eso en pareja lo cual valga decir nos ha aumentado la llama de la pasión de formas anteriormente desconocidas…

Aclarado lo anterior, inicio mi relato de esta ocasión y es precisamente la primera experiencia como “swinger abierto” todo empezó cuando mi esposa me dijo que había un amigo de ella con el que siempre se había querido acostar y que le parecía muy agradable, atractivo y todas las características que le atraen, pero que, como éramos novios y después esposos ella no me lo había dicho, entonces me pregunté por qué si yo soy swinger, podríamos invitarlo a jugar… y ahí es donde empieza la cuestión, mi querida esposa me dice que a él no le gustan los tríos (al igual que ella) asé que me proponía que intentáramos este modelo abierto, y que a cambio obviamente yo podría estar también a solas con la chica que quisiera o participar en un trio u orgia (que son mis favoritos), después de meditarlo un poco decidí aceptar, los nervios eran bastantes, claro yo era un swinger a carta cabal y siempre decía que si no era en pareja no servía…

Al fin llegó el día yo trabajo en otro municipio lejos de donde vive mi esposa y en parte por eso entiendo la situación que ella me planteaba, pues bueno llegó el día efectivamente el caballero llegó a nuestra casa y yo me encontraba de viaje, antes de nada, ella me llamó y empezamos a hablar, me dice: “amor aquí está mi amigo, recuerdas?” inmediatamente entré en tónica y seguimos conversando, me empecé a excitar de una forma increíble, de pensar en lo rico que la iba a pasar mi esposa con su amigo y saber que me estaba haciendo participe de ese momento fue genial; pues bien acto seguido ella me lo comunica por el celular y yo charlo con el caballero, le digo cuales son nuestras reglas de pareja y que obviamente la protección es indispensable, también le digo que ella podría tomar algunas fotos para mi deleite personal…

Así pasó e iniciaron la faena, creo que el caballero estaba un poco perturbado porque nunca pensó que este tipo de cosas pudieran suceder, mientras tanto yo en mi habitación no podía dejar de pensar en las posiciones, en como la estarían penetrando, en lo rico que mi esposa hace un oral y que ese amigo debía sentirse en el cielo… así que en cuanto terminaron y se despidieron mi esposa y yo iniciamos video llamada, este amigos míos es el momento más excitante, ella me empieza a mostrar y a describir como empezaron a besarse todo el cuerpo, la forma tan deliciosa como ella le hizo un oral y como él también la estimuló con su lengua y dedos… yo estaba a punto de ebullición hasta el punto que tuve que decirle a mi esposa que parara el relato un momento para masturbarnos mutuamente por video llamada jejeje fue un momento mágico, después de aliviar la tensión me siguió contando con lujo de detalles y eso me calentaba aún más.

Efectivamente mi esposa tuvo su momento de placer cómplice a solas y lo disfrutó de la manera más grandiosa posible, ¡lo mejor de todo es que yo hice parte de ello!! Después de eso yo también he tenido algunas experiencias externas y nos contamos todo para mantener esa pasión desbordada que solo se consigue en una pareja llena de verdadero amor, libertad y mucha, mucha confianza. Desde entonces ambos hemos tenido nuestras experiencias siempre con conocimiento del otro y nos gusta jugar a que los demás lo sepan, aunque a muchas personas (en especial las mujeres) lo consideran casi imposible…

Les agradezco por leer mis relatos, su amigo single_swinger


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ