¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Tiempo de dinosaurios cuando existia el vhs.

Esto solo lo entenderán las maduras o veteranas que llaman.  Antes de tener la facilidad del internet, las fantasías se buscaban mirando películas en vhs, inclusive Betamax para las más viejitas como yo. En fin, un día fui a casa de mi amiga Luisa, pies ella solía actualizar su repertorio con cierta frecuencia. Ella me dijo que buscase entre las cintas que tenía en su cuarto.  Reblujando vi una cinta sin nombre, la puse en su video-casetera  (muchas no sabrán que es eso) y wow, era un video casero de Luisa con otras dos amigas de las que mencionaré su nombre por respeto pues ellas no estaban al tanto que iban a ser grabadas. Lo que alcanzó a recordar del video es que están ellas conversando animadamente y con mucha discreción Luisa enciende una cámara de video que tenía estratégicamente ubicada en una estantería. La cámara muestra que todas están  en el sofá sentadas de la forma más natural e inocente. Para esa época todas éramos jóvenes, Luisa era delgada, buenas curvas, mediría 1″60, grandes pechos, piel  blanca, pelo castaño, media melena y culo redondito. A las otras dos las llamaremos Zoé y Bartola. Zoé mide 1″55, delgada, con enormes pechos, piel morena, pelo castaño claro largo y un culo grande. Bartola es la más alta, de 1″70, rellenita, con todavía mejores pechos, piel morena, melena larga morena; su culo no es su mayor cualidad porque la verdad es aplastado; eso si, tiene un monte de Venus espectacular que provoca morderlo y chuparlo todo el día.

En el video estaban en casa de Luisa y le dijo a las otras chicas que si les molestaba que la vieran masturbarse, pues la película la había calentado y que podían observar, y no se cohibieran si querían algo pues estaban allí para disfrutar la tarde.

Para ese momento yo no sabia que Luisa fuera tan lanzada y descomplicada. El caso es que las otras amigas le miraban y al principio estaban desconcertadas, pero a los pocos minutos estas dos se desnudaron al completo, quedando en el sofá sentadas. Luisa les preguntó por lo que hacían, que lo normal no era desnudarse de primera mano, lo ideal era empezar metiendo la mano en las tangas de la compañera. Al momento, Luisa preguntó si la dejaban enseñarles. Julia puso a Bartola de pie con las piernas abiertas, y en ese momento Zoé la cogió, la puso sobre el sofá a cuatro patas, le cogió los brazos y se los puso sobre la espalda con una mano, y con la otra empezó a acariciarle el clitoris, mientras Luisa se tocaba al observar aquella situación. Bartola entonces le gritó a su amiga que ella no era lesbiana, a lo que esta le respondió que se relajase y aprendiera a disfrutar del sexo, que le gustaría. Rápidamente  dejó de protestar, y continuó recibiendo las caricias hasta que Zoé la llevó hasta el borde del sofá y le ordenó que cogiera el aceite para lubricar.Al momento, Luisa llegó con el aceite, lo abrió y lubricó la mano que Zoe tenía libre, igualmente bañó el ano de Bartola, después se puso delante de ella, con la cuquita pegada a su cara, empezó a abrírse la vagina todo lo que pudo con las dos manos, apartando los labios. Bartola veía todo el interior de Luisa, se sentía un poco incómoda. Zoe empezó a meterle un dedo lleno de aceite, al rato dos, hasta llegar a introducirle tres dedos, presionaba con fuerza, con la intención de desplazarla y meterle la cara en la cuca de Luisa, ella se iba resistiendo, cada vez lo hacia más fuerte, la presionaba, tenía su cara cada vez más cerca al abierto coñito de Luisa, intentaba evitarlo, pero los dedos de su amiga seguían presionando, entrando y saliendo, Bartola gemía, Y Zoe seguía haciendo fuerza con intención de meterle la cara en el coño de la amiga. Para ese momento todas se veían muy excitadas, se acariciaban con más ardor.

Transcurrido un tiempo, Luisa ya era dueña de la situación y le ordenó a Zoé que le lamiera su cuquita, que estaba muy caliente, Ella obedeció de inmediato, sacó su lengua y empezó a lamer el clítoris, Luisa se acercó todo lo que pudo a la cara, Mientras la supuestamente tímida y cohibida Bartola la empujaba también con fuerza. Con esta postura estuvieron un gran rato hasta que Luisa empezó a gemir alocadamente, cada vez más, y todos sus jugos vaginales empezaron a brotar, chorreando por la boca de Zoé, Y mientras tanto Bartola estaba extasiada viendo a Luisa como gemía de placer, gritaba que había sido magnifico. Zoé tragó todo lo que pudo y cuando terminó siguio masturbandose para el gozo de sus compañeras.

Después Bartola se fue hacia donde estaba Luisa, empezó a besarla, a comerle el cuello, al momento estaba tirada en el sofá boca arriba y Luisa le comía su raja. Con Zoé masturbandose y  disfrutando del momento, se retorcía de placer, gemía como una gata. Más adelante, Luisa empezó a meter algunos dedos es la vagina de Bartola, y su lengua se dedicaba al clítoris, así estuvieron hasta que Bartola no aguantó más.

Más tarde Luisa les preguntó si les gusto y ambas dijeron NO! Todas se carcajearon y se fueron a la ducha las tres juntas. Y Luisa aprovechaba para detener la grabación de la cámara.

por cierto, más adelante esa cinta me sirvió para proponer algunas deliciosas actividades con Luisa.  

ahhh. Y los nombres Zoé y Bartola intente que fueran bien neutros para bajarle un poco la intensidad al recuerdo, pero fuen en vano porque igual me masturbé con esa escena de la prehistoria pero excitante que ofrecían mis amigas. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ