¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

despues de esa tarde en la tina, trate de olvidarlo todo. trate de que "se me pasara", en cierta medida el trabajo y la rutina me ayudo bastante. pero aun asi, a veces me perdia en el recuerdo fugaz del sentir de lo que hize con mi niño… cada ves que cerraba mis ojos, recordaba las sensaciones, tanto las mias como las de el… esa mezcla de culpa y de placer a veces me alteraba, por la misma razon, trataba de dejarlo ir. fue un poco dificil, ya que al cuidarlo, tenia siempre que manipular su cuerpo, pero me contenia, incluso trataba de no tocarle mucho sus genitales… a veces pensaba que el no entendia, que no sabia, pero algunas veces, mientras le daba pecho, el me miraba a los ojos, su mirada era diferente, no sabria decir si habia "algo", pero a veces me miraba distinto… no se, quizas solo me imagino cosas…

al tratar de bloquear lo que paso, tambien reprimi mis impulsos, la unica vez que me toque luego de aquello, solo pude pensar en mi niño… tuve un orgasmo exquisito, pero me senti mal… sabia que eso estaba mal.

la vida continuo, el siguio creciendo, cuatro añitos ya y yo enfoque toda mi energia en el, era mi principe, mi angel, mi aliento… y tal como pensaba, de esa manera lo trataba… el tiempo paso volando, ya hablaba un poco, y caminaba con pasos inquietos e inseguros. todo mi tiempo libre se lo daba a el, no habia en mi cabeza otra cosa que el…

un dia, hubo una pequeña celebracion en mi oficina, nada relevante, bebi un poco, y nos regalaron botellas de vino a cada una. pase a buscar al niño a la casa de mis papas un poco mas tarde de lo normal, entre el cansancio de la semana, no tuve animo de bañarlo, solo me preocupe de que bebiera su leche y de hacerlo dormir

al dia siguiente, hicimos la misma rutina de todos los fines de semana, jugamos un rato, almorzamos, pero como tenia esa botella de vino, pense que seria agradable tomar algunas copas para acompañar la comida y luego del almuerzo, me servi otro vaso mas, que fui bebiendo de a poco. despues del almuerzo y aprovechando que estaba un poco caluroso, aproveche de bañar a mi hijo, yo estaba vestida solo con una polera y un pantalon corto. lleve al niño a la ducha, entre risas y juegos, ademas, los sorbos pequeños, pero constantes de vino ya ejercian cierto efecto y obviamente lleve el vaso al baño. mientras lo desvestia, le hacia cosquillas… su risa chillona y contagiosa me enamoraba, me fascinaba escucharlo reir… una vez desnudo, regule el agua, para que no estuviera ni muy caliente ni muy fria, y lo empeze a limpiar, mientras conversabamos y el me contaba sus sueños, lo que imaginaba, lo que queria… claro que muchas no lo entendia, ya que aun no hablaba bien, pero aun asi, yo le daba toda mi atencion.

comenze a lavarlo, y cuando llegue pelvis, me detuve un poco… ese impulso se apodero de mi de nuevo, llego como un relampago silente… me quede un momento mirando su pene y el recuerdo de esa tarde me envolvio de nuevo… el me pregunto que pasaba, sentia que algo me habia pasado, "nada" le respondi. me acerque al lavamanos, tome de nuevo la copa de vino, bebi un gran sorbo, respire profundo y me mire al espejo… "lo amo, lo amo como nadie mas lo va a amar" pensé… bebi de nuevo, me acerque a el, que me miraba con extrañeza, le bese su frente, sus labios y le dije "la mama te ama, tu amas a la mama?" el asintio con su cabeza, le di un largo beso en sus labios, sus labios pequeños y rojos, como rubies de terciopelo que me hacian me acariciaban el alma, "quieres que me bañe contigo?", "si" respondió y me saque la ropa en frente de el, lentamente y antes de meterme a la ducha, abri un poco las piernas y me frote la concha, y se me escaparon algunos suspiros...frente a el… para el, mientras lo miraba a los ojos… el no decia nada. entre a la ducha y me moje un poco, estaba tan caliente. me arrodille frente a el, tome un poco de jabon, y le tome sus bolitas, se las masajeaba despacio, el se quedo quieto, con la otra mano, le tocaba la barriguita, los brazos, su pecho, le acariciaba su culito suave y sentia como su pequeña verga se empezaba a llenar de sangre, a palpitar y ponerse dura por mis caricias… y sentia mi concha humedecerse y palpitar, lo moje con la regadera, y le tome su pene y comenze a masturbarlo suavemente, mientras le daba besitos en su cuerpo. el estaba mudo y con mis dedos comenze a recorrerle los bordes de la cabezita de verga, el cerro los ojos su respiracion estaba agitada, veia su pecho agitado, su boca un poco abierta y su aliento casi tiritando. fui bajando por su barriguita, y casi sin darme cuenta, le estaba besando su pichulita roja y hinchada, la envolvia en mis labios, le pasaba la lengua suavemente, saboreando cada palpitar de su cuerpo. puse una de mis manos en mi concha, busque mi clitoris y lo empeze a frotar y a apretar, al mismo ritmo que le chupaba su verga, con mi otra mano le tome su culito, y le empujaba despacio sus caderas hacia mi. el por instinto, tomo este ritmo, sentia como su cuerpo virgen se movia al latido de la felacion blasfema y exquisita que su madre le estaba dando. sus manitos se posaron en mi cabello, y sus gemidos suaves y ricos me embriagaban la mente.

le chupaba su cosita despacio, pero cada vez me la metia mas a la boca, ya no era necesario empujar su cuerpo, el lo hacia solito. yo habia pasado de frotarme el clitoris a meterme dos dedos en la concha, a meterlos y sacarlos, mientras mis jugos se escurrian en mi mano… nunca pense que me podia mojar tanto… mi otra mano, practicamente se escapo a mi culo, y frotaba mi ano con mis dedos, mientras la verga de mi niño estaba mas y mas adentro de mi boca, trataba de chuparsela lo mas despacio posible… mi principe no debia sentir ningun dolor… pero me pajeaba desesperada, tanto que podia escuchar los pegajosos sonidos de mi masturbacion, ni siquiera me di cuenta cuando los dedos de mi otra mano ya estaban enterrados en mi culo, y entraban y salian… y seguia mamandosela, sentia su cabezita palpitar en mi lengua, sus primeros y saladitos jugos llenadome el paladar y con mi lengua trataba de lamerle las bolitas… mientras gemia y le amaba su sexo con locura… abri la boca un poco mas, para poder abrazar sus bolitas con mi boca… el al parecer entendio, porque levanto un poquito las caderas y pude acariciar sus testiculos con mis labios… lo unico que queria era seguir chupandosela, no podia parar de pajearme, sus manitos se enredaban en mi pelo, sus pequeños gemidos se mezclaban con los mios… un acto de amor, tan aberrante… tan caliente…

sentia como su pichulita tiraba sus juguitos en mi lengua, como sus bolitas palpitaban por mi… " eres mio, mio para siempre, amo todo de ti y nunca te voy a dejar de amar, nunca"... mis dedos entraban y salian por mi concha, pegajosos y húmedos, me pajeaba el culo y lo apretaba, las piernas me tiritaban por estar tanto rato en la misma posicion, pero no queria parar, ya no sabia cuantas veces habia llegado, ya habia perdido la cuenta, solo queria sentir su orgasmo explotar en mi boca.. lo sabia, lo sentia, sentia que llegaria en cualquier momento, con le lamia la pichula y las bolas tanto como podia, le chupaba la cabezita con fuerza, la pasaba la punta de la lengua por el agujerito de la verga para saborearlo… mi niño… mi amante… sentia com su culito se movia mas rapido, llevado al ritmo de mi boca frenética, y gemia cada vez con mas fuerza, mientras llegaba sin parar… su respiracion comenzo a entrecortarse, empeze a sentir que hacia fuerza, que algo queria salir y abraze la cabecita de su verga con mis labios y la empeze a pajear a con mi boca, sus manitos me tiraron el pelo y su culito se empezo a mover mas rapido, mas rapido… mas… y de repente se quedo quieto, duro, como perdido en el tiempo, y su verguita tirito un poco en mi boca, dejando salir un pequeño chorro de liquido algo salado… y senti que se le escapo un suspiro y su cuerpecito casi se desvanecio… mi niño habia tenido un orgasmo… en mi… para mi…

lo mire a sus ojitos… estaban languidos, le sonrei y el me devolvió la sonrisa, me dolian un poco las piernas, pero aun asi, lo abraze, y lo llene de besos, le dije una y mil veces que lo amaba mientras lo acariciaba… el me abrazaba fuerte… y asi estuvimos un rato, piel con piel bajo la ducha… piel con piel, quizas para siempre...


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ