¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

La primera vez que masturbe a alguien

Nervios, muchísimos nervios sentía yo ese día, la verdad mas de lo que imagine en algún momento.Era la primera vez que iba a masturbar a alguien, y aunque no me sentía preparado quería saber que se sentía, a pesar del miedo quería experimentar.Eso sucedió ya hace unos años…Tenia yo 18 años, estudiaba en la universidad y llevaba una vida normal; Obviamente ya era muy pajero y la masturbación era para mi un rito casi que diario.En unas vacaciones, y al no tener nada mas que hacer me la pasaba todo el día viendo porno en el computador, navegando en internet y me la pasaba también metido en grupos de chat de contenido erótico.Empecé a hablar con un tipo con el que coincidíamos en gustos pajeros, nos enviábamos correos a diario sobre nuestras pajas, la forma en que nos masturbábamos, etc.; Daba la casualidad de que vivía también en Bogotá y aunque me invito a su casa a ver porno y pasar el rato al principio me negué, obviamente no estaba seguro de quien era.Pasaron las vacaciones, entre a estudiar de nuevo, pero no perdía contacto en él, seguíamos comunicándonos a través del correo y los fines de semana nos conectábamos al chat y hablábamos por horas, así me demostró que podía ser alguien confiable y perdí mi miedo inicial.Fui un sábado a su casa, vimos porno, la pase genial, aunque ese día no paso nada más; En la noche cuando nos conectamos al chat le agradecí por lo bien que la había pasado y me pregunto que si había notado su erección ya que él había notado la mía, le respondí que sí, que me había fijado, pero preferí no decirle nada en ese momento.Me dijo que fuera el otro sábado, que esta vez quería que yo lo masturbara, solo eso, nada de oral ni penetración, igual a ambos nos gustaba ver videos de hombres pajeados por otros hombres.No supe que decir en un primer momento, me atraía la idea de masturbarlo, me puse nervioso no más de imaginarlo, así que le pedí que me diera un día para pensarlo y poder responderle a lo cual accedió.No pude dormir bien esa noche, aparte de que me hice dos pajas no dejaba de imaginar lo que podría pasar si lo pajeaba y poder experimentar eso que hace un buen tiempo anhelaba por cumplir.Al día siguiente cuando nos conectamos en el chat le dije que si, que quería masturbarlo, así que me cito para el siguiente sábado en su casa.Esa semana fue larga para mí, no dejaba de pensar en lo que pasaría, no pude concentrarme bien en mis cosas, solo quería que llegara ese día.Como dije al principio estaba muy nervioso ese día, y a medida que me iba acercando a su casa sentía aparte de los nervios una sensación en todo mi ser que me llenaba de ansiedad, pero también de placer y muchas ganas.Llegue, nos sentamos, empezamos a ver porno y no pude evitar mirar esa gran erección que el ya tenía, su pene pedía que lo tocaran, que lo acariciaran; Él se dio cuenta de mi mirada y me dijo que lo acompañara al cuarto.Se desnudo y se acostó en la cama, su pene estaba ya totalmente erecto, y yo estaba allí, de pie, mirándolo y sin saber por dónde empezar.Me quite los zapatos, me subí a la cama, y me quede mirando de cerca ese pene erecto, era la primera vez que veía un pene de forma presencial, su cabecita tan redonda, su color, su grosor.Me acerque despacio y con mi mano empecé a masturbarlo, lo sentí tan caliente, me aferre a el con ansias, me sentía tan excitado, se sentía tan delicioso estar ahí paseándolo.El solo cerraba los ojos y gemía, mientras mi mano derecha lo masturbaba.Su cabecita se puso roja y húmeda, pase los dedos de mi mano izquierda por ella, acariciándola suavemente, sintiendo su textura.Esto lo hizo gemir aún mas y solo me decía: No pares, dale, así, así.Seguí masturbándolo hasta que no pudo resistir mas y eyaculo a chorros, en ese momento solté el pene, dejé que se corriera a gusto, solo.El trataba de tomar aire después de esa eyaculada, mientras yo miraba su semen derramado, era blancuzco y espeso.Se limpio y me agradeció por esa paja que le había hecho, me gustó mucho esa sensación de masturbar a otra persona.Fue una experiencia agradable y placentera.De mas esta decir que esa noche llegué a casa y me hice una placentera paja.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ