¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Desear tanto a alguien qué ya no puedas aguantar más

Lo conocí en la empresa donde ambos trabajabamos. Como les conté en el relato anterior nos conocíamos ya hacía pocos meses, pero ambos sentíamos qué nos queríamos comer con solo mirarnos. Yo jamás había sentido eso con ningún otro hombre o mujer, el me excitaba de una manera inimaginable, solo de verlo o hablar con él me mojaba tanto qué me tenía qué cambiar mi ropa interior, pero ni siquiera nos habíamos dado ni un solo beso.

Era septiembre y estamos por celebrar amor y amistad en la empresa y fui con una compañera a revisar el lugar elegido, la verdad yo lo único qué podía era pensar en el…y empecé a notar qué había un espacio bastante adecuado para hacer realidad mis fantasías con Razhiel. El evento sería en un salón campestre y a un lado había un sendero qué se adentraba en los árboles y al final había una pequeña caseta… comencé a planearlo todo, durante esa semana solo pensaba cada uno de los detalles de mi plan: en medio de la fiesta le diría qué hacía mucho calor y qué me acompañara afuera a un sitio más fresquito, lo tomaría de la mano y lo llevaría por el sendero hasta qué llegaramos a la caseta ahi le mostraría algo en el cielo y mientras él estuviera mirando yo me arrodillaría le bajaría el cierre y me metería su pene en mi boca, me deleitaría con su espectacular sabor, lo haría venir él mi boca y me tomaría todo su semen…. 

Varias noches me masturbé en mi cuarto pensando en ese momento… por fín llegó el día…. acordamos encontrarnos en la fiesta. Yo estuve organizando el evento desde las 5 pm y me aseguré de qué el camino, la caseta estuvieran listos para la faena. A las 6:30  pm llegó Razhiel, con esa loción qué me calienta siempre, se me hacía agua la boca cuando pensaba en su semen en mi boca.  Planeaba llevarmelo a las 8, antes de qué se sirviera la comida y a eso de las 7.30 comienza un aguacero como nunca antes lo había visto, llovió tanto qué hasta la fiesta se terminó antes. Era imposible ir al sendero,  me quedé con las ganas esa noche, pero eso sí me volví a masturbar pensando en él. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ