¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Una fantasía que no sabía que algún día iba a poder realizar y fue una noche...

Una noche en la que estaba tranquilo compartiendo con mis amigos, cuando de repente...

Me contacto con ella y sin saberlo, estábamos cerca, charlamos un rato y le dije que la quería ver, que yo iba a dónde estuviera y me dijo dónde, sin pensarlo dos veces fuí hasta donde ella.

Nada más al verla le doy un beso de saludo, saludo que nos debíamos hace mucho tiempo, al cabo de un rato de estar charlando de cualquier tema y de reír, acerco mi mano a su pecho, de una forma disimulada para que la amiga no viera, ella no me rechaza y las ganas empiezan a sentirse por toda la piel. Música, cerveza y mis dedos rozando su pecho, pensaba que no era real.

Cuando suena una nueva canción la invito a bailar, me lleva a un sector de la disco donde le dieramos la espalda a las personas y la empiezo a sentir, poco a poco el baile va subiendo de temperatura, mis manos en su vientre ya no se quieren quedar quietas, empiezo a subirlas de a poco hasta encontrar nuevamente su pecho, pero ya no quiero sentir tela, introduzco mi mano debajo de la blusa y siento que a ella le gusta... lo noto en su movimiento, lo noto en su pecho, y a mi también se me notaba, ella acercando más sus caderas a mi entre pierna y no dejábamos de bailar, cuando siento el impulso de bajar mi mano y desabrochar su jean, nos da miedo pero la excitación no daba tregua, empiezo a introducir mi mano cuánto siento su monita húmeda, tanto que la empecé a acercar más a mi para que ella sintiera que yo estaba igual, mis dedos danzando dentro de ella al ritmo de la música, y sin dejar de excitarla ella me empieza a tocar con su mano, sonó una canción, dos canciones y fue cuando cumplí la fantasía de acariciarla en una noche de disco...


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ